Construyendo el futuro de la salud animal
España

effitix-antiparasitario-perros-pulgas.jpg

Pulga.png¿Puede mi hogar sufrir una infestación de pulgas?

Sí. Las pulgas buscan calor y humedad, por lo que nuestro hogar puede convertirse fácilmente en el suyo. Se escoden debajo de los muebles, parquet, moquetas y en aquellos lugares donde los animales descansan o duermen. Generalmente, cuando el propietario se percata de su existencia, la infestación en el hogar y en nuestras mascotas, ya se ha producido.

¿Por qué son una amenaza para el perro las pulgas?

Porque las picaduras de pulga pueden conllevar molestias en la piel como picor o irritación y trasmitir enfermedades graves.

Dermatitis alérgica por picadura de pulga (DAPP): la saliva de la pulga puede provocar una reacción alérgica severa, muy irritante y que suele derivar en graves afecciones en la piel.

Teniasis: las pulgas pueden ser, a su vez, hospedadoras de una tenia intestinal. Los perros pueden ingerir pulgas, infestadas por este gusano, al lamerse, por lo que el parásito se libera en sus intestinos. La tenia intestinal mide entre 30 y 50 cm y sus huevos los podemos encontrar en las heces de nuestra mascota. Un tratamiento frente a estos gusanos tiene que ir asociado obligatoriamente a un tratamiento frente a las pulgas.

Otras enfermedades graves que puede trasmitir son la bartonelosis o la dipilidiosis, entre muchas otras.

¿Cómo puedo acabar con las pulgas?

Dada la rápida proliferación de las pulgas, es imperativo actuar con la mayor celeridad posible. Hay que eliminarlas por completo con un tratamiento específico de calidad aplicado al perro. También es esencial hacer una limpieza minuciosa de las áreas que frecuenta nuestra mascota, lavar toda la ropa y aspirar cada superficie posible. En ocasiones, es necesario recurrir a insecticidas para el hogar.

¿Qué es una pulga?

La pulga es un parásito milimétrico, por lo que su presencia pasa generalmente inadvertida para el ojo humano. Existen más de 2.000 especies y subespecies de pulgas. En el perro, la más importante es, curiosamente, Ctenocephalides felis, conocida comúnmente como "la pulga del gato".

La pulga pasa el 90% de su vida fuera del perro, oculta en el medio ambiente en sus fases de desarrollo (huevo, larva y ninfa) hasta que alcanza la madurez. Si las condiciones ambientales son favorables, sale de su capullo, se desarrolla en su forma adulta y cuando detecta la presencia de un ser de sangre caliente salta sobre el hospedador para alimentarse y reproducirse. Una vez instalada sobre el animal, la puesta de huevos empieza a las 24 horas. Cada hembra puede llegar a poner hasta 6000 huevos y su descendencia será capaz de reproducirse 3 semanas después.